Sigamos rezando ~ Tati Meckievi

29 de diciembre de 2010

Sigamos rezando

Cinco mil gendarmes, custodios de nuestras fronteras, vienen al conurbano. Podría ser este un impactante título de alguien que tiene una visión positiva de la medida.
Cinco mil gendarmes dejarán de ser custodios de nuestras fronteras, podría ser el titulo de quienes con preocupación creemos que estos anuncios son solo eso: anuncios.
Una medida como ésta, desnuda la ausencia total y absoluta de política de seguridad del Gobierno Nacional en éste caso y también del Gobierno Provincial, espectador silencioso y complaciente. Un globo inflado que es presionado en uno de sus lados, aumenta su volumen en el lado liberado. Ese es el efecto de la medida tomada.
Cualquiera sabe a esta hora que una de las características más graves del delito es la violencia con que se comete, el desprecio a la vida propia y, lo que es peor, de la vida ajena, la desproporcionalidad en el medio empleado etc. Y esto se llama en la mayoría de los hechos: DROGA. Justamente este elemento que entra por nuestras fronteras como si las mismas no existieran.
No obstante, se pretende mostrar como un hecho positivo sacar 5.000 gendarmes de un lugar que requiere más personal (y también tecnología, por supuesto). Mudar al conurbano personal traído de otras latitudes, que desconoce el lugar, la idiosincrasia, los modus operandi, sin vínculos ni formación para el abordaje de la problemática, es un fracaso por anticipado.
Estos muchachos deseosos de volver pronto con sus familias, viviendo en condiciones de desarraigo y con carácter transitorio, serán huéspedes temporales hasta que en silencio sean retirados, si es que en algún momento van a cumplir con la medida anunciada.
La inseguridad, hasta ayer apenas una “sensación”, hace correr a los funcionarios a escribir la tapa de los diarios y buscar el reemplazo o la saturación de la noticia. “Improvisación carente de seriedad” se llama este accionar que no tiene miras de mejorar, pero sí de evidenciar la ineptitud.
Mientras, dicen que mandan 5.000 gendarmes al “conurbano”, sería bueno saber cuanta policía se saca del conurbano y demás pueblos de la Provincia para afectarlos a la zona turística (seguimos apretando el globo). A lo sumo producirán un corrimiento del delito. Pero opinar de esto sería creer en que la medida se implementará.
Mejor seguir rezando.