Participación popular en seguridad ~ Tati Meckievi

8 de abril de 2011

Participación popular en seguridad

La Ministra de Seguridad de la Nación, Nilda Garré, lanzó un plan para impulsar la participación de la sociedad civil en el diseño de las políticas públicas de seguridad, al que definió como “un punto de partida de un proceso de participación popular para todo el país”
Permanentemente se “ponen en marcha”, anuncios que dudosamente se ejecuten, y que aun en el supuesto que lo sean, no se los someterá luego a un mínimo seguimiento que permita controlar sus resultados. Acaso alguien sabe que nunca se enviaron los seis mil gendarmes anunciados para el conurbano.
En este nuevo anuncio, sobre cuyo contenido poco se sabe, la Ministra informó que “…se trata de un programa que implementará mesas barriales de trabajo de la sociedad civil para colaborar con el diseño de políticas públicas de seguridad...”; que se trata de un proceso que se dará "de modo progresivo, gradual, en el que resultará central el liderazgo de las provincias y los ministros".
Resultan curiosas las expectativas que se generan en la sociedad, en un tema por demás sensible, cuando de boca de la propia Ministra se deduce que se trata de un plan a muy largo plazo. El gobierno nacional llama a esto “acciones concretas”.
Según explicó la Ministra: este proyecto incluye la creación de "escuelas de participación comunitaria en seguridad", que se instrumentarán a través de convenios con la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo.
Surge a continuación: se conocerá porque estas instituciones y no otras han sido elegidas para llevar adelante estas escuelas? ¿Cuáles serán los contenidos que se impartirán, y qué pensará el resto del país donde no instalen estas escuelas)
Según afirmó, el programa incluye una articulación de acciones entre los ministerios de Seguridad, de Trabajo y de Desarrollo Social para "asegurar la máxima efectividad en la respuesta".
Esto es solo un anuncio más, tendiente a transmitir la sensación de que “nos estamos ocupando”, mientras en realidad se desvía el verdadero eje de la acción, que pasa por asumir el pleno ejercicio de la responsabilidad del estado en la función de brindar seguridad.