Sobre el Presupuesto 2012 ~ Tati Meckievi

23 de noviembre de 2011

Sobre el Presupuesto 2012

En la tarde de hoy, los Senadores tratamos el Presupuesto 2012 que enviara el Poder Ejecutivo bonaerense.

Sobre este tema, cabe resaltar que tenemos un Presupuesto que plantea gastos por 113.800 millones y recursos por 107.200 millones.
Es decir que los gastos previstos, superan los recursos. Y hago hincapié en esto, porque el Presupuesto 2012 prevé un DEFICIT que según el Ejecutivo será de 6.631 millones de pesos.
Sólo para comparar, los gastos presupuestados superan en un 37% a los 83.300 millones presupuestados para este 2011, donde originariamente se estimaba un DEFICIT de 5.047 millones.

Sin embargo, conforme la nota de elevación del proyecto, el ejercicio 2011 cerrará con un DEFICIT de 8.502 millones de pesos.
Esto significa un 68,4% más que las previsiones aprobadas por esta Honorable Cámara hace un año atrás. Y este defasaje da racionalidad a la no credibilidad del Presupuesto en tratamiento.

Además, no podemos dejar de señalar que entre las pautas tenidas en cuenta para su elaboración, se prevé una tasa de inflación del 9,2%, crecimiento esperado del Producto de un 5,1% y tipo de cambio promedio de $ 4.40 por U$$.

Según el Ministerio de Economía, la adopción de estas variables responde al cumplimiento del Régimen Federal de Responsabilidad Fiscal. Régimen que establece que sólo el crecimiento del Producto Bruto Interno debe ser considerado en el presupuesto provincial.
Pero nada dice respecto de la obligatoriedad de adoptar la tasa de inflación u otras variables, criterio que a nuestro entender solamente se explica por razones políticas de alineamiento con directivas del Gobierno Nacional.
A cinco años de la intervención del INDEC, los datos sobre la inflación que éste publica, y que el Gobierno Nacional tiene e impone por ciertos, no se sostienen ni resisten siquiera ante el mas liviano y objetivo análisis.

Se estima que en 2012, los Gastos Corrientes representarán el 93% del total, mientras que solamente el 7% restante se destinará a Gastos de Capital y, desagregando el mismo, solamente el 4% se destinaría a inversión real directa.
De ese 93%, el 88% se conforma con Remuneraciones, Jubilaciones y Transferencias Corrientes (en su mayoría destinadas al pago de sueldos), lo cual representa un 82% del total del presupuesto destinado a dichos conceptos.


Entonces, si el Presupuesto expresa un proyecto de acción de gobierno, el proyecto que el Ejecutivo nos pide aprobar, es un proyecto para pagar sueldos, no un proyecto que cubra mínimamente siquiera las necesidades de la Provincia.


Volviendo sobre la cuestión del gasto corriente y la inversión directa, vemos cómo en áreas como SALUD o EDUCACIÓN, con grandes necesidades de infraestructura, se prevé una inversión real directa ínfima con respecto al total previsto para cada una de esas áreas.
Al punto tal que sólo alcanzan el 1,37% en Salud y el 0,59% en Educación, respecto del total del presupuesto de cada una de ellas.
En materia educativa, no existe ningún estudio sobre la productividad y eficiencia en la educación provincial. ¿Cuál es el análisis que se realiza sobre la eficiencia del gasto? Se pretende incrementar docentes, horas cátedra y sueldos, sin hacer hincapié en la eficiencia y productividad.

La Dirección de Cultura y Educación, maneja un presupuesto de 32.784 millones de pesos. Más que la totalidad del presupuesto de cualquier otra provincia argentina.
No obstante, como ya señaláramos, el 97% del mismo se destina al pago de sueldos, quedando un 3% para infraestructura. El personal afectado a esa Dirección, representa el 50% de la totalidad de los agentes provinciales.

Entonces, debemos sincerarnos: No hay inversión provincial en nueva infraestructura, ni en el área educativa, ni en ninguna otra. Solamente se promete y no se garantiza siquiera el mantenimiento de la existente.
Las potenciales obras de infraestructura que se anuncian, son manejadas y financiadas en forma directa por la Nación. Así, la Legislatura Provincial y el Ejecutivo Provincial no participan en un debate sobre qué obras llevar adelante, cómo, cuándo y en qué orden de prioridad.


Por citar algunos ejemplos:

No se entiende demasiado el incremento previsto para la Junta Electoral respecto del 2011, que alcanza al 63%, para un año en que no se realizarán elecciones.

Vialidad Provincial cuenta con un monto total en este presupuesto de 1.556 millones de pesos, equivalente al 1,4% del presupuesto total de la Provincia (de los cuales un tercio son sueldos y gastos), cuando es público y notorio el grado de deterioro que presentan las rutas bonaerenses, por no utilizar la palabra destrucción.
Lo cierto es que resulta absolutamente exigua la partida que el Ejecutivo pretende destinar a este rubro, para un territorio que cuenta con 45.000 km. de rutas y caminos provinciales, de las cuales un cuarto son de pavimento.

Concomitantemente con la cuestión de las rutas, cabe analizar el tema de los ferrocarriles que atraviesan la Provincia, y cuya gestión está a cargo de la Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario Provincial.
El Poder Ejecutivo Provincial presupuesta para esta Unidad Ejecutora una partida de 309 millones de pesos, un 24% más que para el presente año. Pero mantiene vigente el decreto 1021/07, por el cual aprobó un convenio firmado con el Gobierno Nacional para devolverle los ramales y servicios que oportunamente le fueron transferidos a la Provincia.

Nosotros hemos presentado en esta Honorable Cámara, el proyecto de Ley E-442/10-11, que va en la dirección totalmente opuesta a la que el Ejecutivo apunta.
No sólo propugnamos la derogación lisa y llana del citado decreto, sino que proponemos que el Estado Provincial garantice el mas adecuado funcionamiento de los ramales que le fueran concesionados.
Además solicitamos se arbitren los medios a través del Órgano Ejecutivo, para la rehabilitación de los ramales que integraban el ex Ferrocarril Provincial e instamos al Sr. Gobernador a destinar los recursos que aseguren la prestación del servicio ferroviario en manos de la Provincia al nivel de dignidad que sus habitantes merecen.


Apreciaciones semejantes en cuanto a sus carencias, también merecen el presupuesto calculado para las áreas de Seguridad y del Poder Judicial.
Para esas áreas, pese a lo declamado públicamente desde el Ejecutivo, la participación porcentual entre el 2011 y el nuevo ejercicio desciende de 9,9 a 9,6% en Seguridad y de 4.6 a 4,3% en Justicia.
Este hecho se corrobora cuando se analiza el artículo 60 de este proyecto de Ley que trata del aumento de cargos en la planta de personal, y vemos que la incorporación de Personal Policial es… CERO


En esta recorrida, llegamos a tener que analizar la cuestión del déficit del Presupuesto puesto en consideración. Y aquí lo primero que objetamos es que el déficit calculado se corresponde con el valor de los salarios que hoy paga la Provincia.
Pero nada se ha previsto respecto del ajuste salarial que sin dudas ocurrirá para el próximo año.

El Ejecutivo pretende, mediante el artículo 12, que esta Legislatura lo autorice a ampliar el presupuesto de erogaciones para gastos no previstos a fin de alcanzar los objetivos de la política salarial. ¿Cuál es dicha política, o dónde está plasmada para el ejercicio 2012?


Cada punto de aumento de los salarios, tiene un efecto directo sobre el total presupuestado. Es así que, por ejemplo, si se tomara un aumento de salarios similar al de este año, se debería aumentar el Presupuesto en 7.000 millones de pesos, más del cien por ciento del déficit previsto, que pasaría a ser de $ 13.600 millones.


Gran parte del articulado de este Proyecto de Ley, es una lista de autorizaciones a favor del Poder Ejecutivo, para seguir endeudando a la Provincia, en aras de cubrir los déficits recurrentes. Por supuesto que esto ocurre en gran medida porque no se plantea siquiera la restitución de parte al menos de los recursos que sistemáticamente nuestra Provincia ha venido cediendo a la Nación.
Mientras el Gobierno Nacional manipula planes sociales, obras y subsidios que se financian con recursos que se retacean a las Provincias, en nuestro caso vemos cómo en la actualidad nuestro presupuesto se financia en un 60% con recursos propios, es decir tributos y tasas provinciales, cuando hace algo menos de una década la proporción era de 50%.

Se nos pide que convalidemos, autorizaciones para contraer deuda por un valor aproximado a los 20.000 millones de pesos, de los cuales cerca de 13.000 no tienen especificado acreedor, destino preciso, plazo, ni tasa. Se apropia el presupuesto también en pos de disimular el rojo de sus números, de los fondos excedentes de las Cajas de Previsión: IPS, Caja de Policía y de Banco Provincia.
Sin dichos fondos, el déficit proyectado aumentaría a pesos 7.200 millones.


Finalmente, con este cuadro, no nos queda más que hacer referencia al stock de deuda creciente que todo este desmanejo conlleva:
A fines de junio del corriente año, la deuda provincial ascendía a 55.635 millones de pesos, estimándose en 58.000 millones para fin de año.
La misma deuda, a fines de 2008, era de 40.588 millones. ¿Dónde está entonces el pregonado desendeudamiento?
La deuda no sólo crece en pesos. Aún si la medimos en dólares, también lo hace: 11.755 millones a fines de 2008, 13.536 millones a junio de 2011.


Desde nuestro Bloque, aprobamos en general este Proyecto de Ley. Pero hemos rechazado en particular más de la mitad de los puntos.