Límite de horario para bingos y tragamonedas ~ Tati Meckievi

12 de abril de 2012

Límite de horario para bingos y tragamonedas

Esta mañana presenté un Proyecto de Ley para regular la actividad de las salas de juegos de azar como "Bingos" y "Tragamonedas". El mismo es una reiteración de la iniciativa presentada con el número E 220/10-11 que luego de tener despacho favorable por la Comisión de Prevención de las Adicciones, caducó el pasado 28 de febrero.
El objetivo del mismo es regular las distintas facetas de la explotación del juego de azar en las salas habilitadas dentro del territorio provincial. Pretende poner un límite a la permanente incentivación dirigida a los ciudadanos y de ésta manera crear condiciones que minimicen el flagelo de la ludopatía.
Vemos en el territorio provincial salas que se encuentran abiertas las veinticuatro horas del día, muchas en zonas de poca actividad comercial, transformándose en lugares de reunión de quienes pretenden tener una actividad de esparcimiento. Pero este esparcimiento se transforma en una adicción con consecuencias terribles para los ciudadanos y para las economías locales.
Debemos resaltar que los juegos de azar y actividades lúdicas, en particular cuando se desarrollan de manera organizada y en un entorno predisponente para su explotación comercial y masiva, son actividades capaces de llevar a quienes participan en ellas a desarrollar conductas adictivas con múltiples manifestaciones ruinosas, para su salud física y psíquica, su vida social y de relación, y su patrimonio.
Esta patología mental se conoce médicamente como "ludopatía" y fue reconocida por la Organización Mundial de la Salud en 1992 como una "enfermedad o trastorno mental”. En esta enfermedad, la persona "es empujada por un abrumador e incontrolable impulso de jugar”.
La capacidad de resistir la compulsión al juego, encuentra en los señalados "estímulos" un factor agravante o predisponente para el desarrollo de esta adicción. Por ello proponemos límites de horarios e interrupciones en la continuidad del juego, poner frenos a los estímulos permanentes hacia el juego, de manera que se permita a los asistentes un tiempo de reflexión, de descanso, de distracción, sin acceso a dinero por medio de cajeros automáticos, que los saque de la persistencia impulsiva de seguir jugando. Todo como manera de limitar el "impulso" al juego.
Asimismo, el Proyecto pretende que quienes son deudores de alimentos tengan vedada la posibilidad de jugar. Pues el Estado no puede ser cómplice de quien no cumple con una obligación de tanta trascendencia, permitiendo que apueste en salas habilitadas para el juego de azar. También contempla la creación de un Registro de personas que padecen Ludopatía de la Provincia de Buenos Aires, para desautorizar el ingreso a las salas de quienes lo integren.