Lámparas de bajo consumo con mercurio ~ Tati Meckievi

6 de junio de 2012

Lámparas de bajo consumo con mercurio


En la jornada de hoy presenté un Proyecto de Ley sobre los envases de lámparas de bajo consumo o tubos fluorescentes que contienen mercurio. El objetivo es rotular el packaging con una leyenda que advierta sobre el contenido del metal y la operación a seguir en caso que se rompiese la lámpara.
No hace mucho tiempo se dispuso en todo el país el recambio masivo de las lámparas llamadas incandescentes por las denominadas “bajo consumo”. Motivo por el cual en la mayoría de los hogares se utiliza esta fuente de luz.
Pero, uno de los componentes esenciales de las lámparas de bajo consumo y de los tubos fluorescentes, es el mercurio. Un elemento químico, cuyo uso doméstico se recomienda reemplazar en todos los casos que sea posible.
Estando estanco en la lámpara, el mercurio no puede ocasionar ningún efecto dañino. Sin embargo, al romperse el continente el elemento adquiere estado gaseoso y con ello puede ser absorbido por las personas a través de las vías respiratorias o por contacto físico.
El remedio ante esta circunstancia, es muy sencillo. Si la lámpara se rompe dentro de un ambiente cerrado, bastará con ventilar y abandonar la habitación por un lapso de 15 minutos y evitar el contacto directo con el interior de las cápsulas de vidrio. Hecho esto, se procede al recambio de la lámpara y queda solucionado el inconveniente.
Ahora bien, esta brevísima descripción es desconocida por la mayoría de las personas. Por eso creemos conveniente incorporar en el envase de la lámpara con contenido de mercurio (ya sea el tubo fluorescente o las ampollas espiraladas actuales), la advertencia del contenido de tal elemento químico, acompañado de una leyenda que diga “En caso de rotura, se debe ventilar y abandonar la habitación por el término de 15 minutos.”
Con esta medida se estará dando al consumidor una herramienta para que tome las precauciones pertinentes en la protección de su salud y de quienes lo rodean.