El Presupuesto 2013 profundizará la crisis provincial ~ Tati Meckievi

21 de noviembre de 2012

El Presupuesto 2013 profundizará la crisis provincial


Comparto con ustedes una entrevista que me realizaron en el diario Compromiso de Dolores.


Meckievi contra el Presupuesto 2013: “profundizará la crisis provincial”

“Nosotros votamos en contra el proyecto de Ley Impositiva, tanto en general como en particular. Rechazamos no sólo los aumentos impositivos elevados por el Poder Ejecutivo, sino también los endeudamientos solicitados por el gobernador.

Y hemos hecho esto como reacción frente a un presupuesto que ya el año pasado habíamos advertido que era un presupuesto para pagar sueldos y la verdad es que no pudieron ni terminar de pagar el aguinaldo sin recurrir al aporte de fondos de la Nación”, comenzó diciendo el legislador oriundo de nuestra ciudad en una charla que mantuvo con este Diario.
Al pedirle ahondar en sus apreciaciones el Senador indicó: “El presupuesto que se ha votado para el año que viene, es aún peor. Tiene una previsión de gastos del orden del 95% en pago de sueldos y gastos de funcionamiento. Consecuentemente, no puede haber una previsibilidad de inversiones en dirección a las cosas que le gente está realmente necesitando. Y encima, este proyecto de presupuesto no contempla ningún aumento de sueldos, aunque imperiosamente lo va a tener que dar, mientras sí ha previsto, por una obligación que tiene con la Nación, una expectativa inflacionaria del 10%, cuando sabemos que esa inflación será como mínimo del 25%.  Por eso consideramos que este presupuesto así presentado en sólo un dibujo que no va a tener ningún tipo de vínculo con la realidad en áreas tan sensibles como la seguridad y educación, entre otras.

¿Por ejemplo?
En educación el 98% de su presupuesto está destinado a gastos de funcionamiento y en salud vamos a tener el presupuesto más bajo en la historia destinado a esa área. Y ya vemos cómo está funcionando la atención de la salud pública en nuestra provincia. Lo que sí el gobierno está consiguiendo hasta ahora, es que esto no trascienda con la magnitud que tiene, como si esto no ocurriera, cuando de lo que se trata es de una nueva postergación de las necesidades básicas de los bonaerenses. Esto es tan así como lo planteo, que esta misma crítica la hice el año pasado previo a tratarse el presupuesto para este año y no tuvimos ningún tipo de repercusión. Recién cuando no pudieron pagar el aguinaldo, algunos no sabían de qué disfrazarse, porque era una obviedad que eso iba a ocurrir. Y encima a este presupuesto para el año 2013 le han agregado dos cuotas adicionales que no estaban contempladas en el actual, como la creación de una cuota adicional en el Inmobiliario y otra cuota adicional en Automotores. Por eso este presupuesto se trató esta vez antes, para poder cobrar antes de fin de año dos cuotas más suplementarias. Pero ni aún así van a poder cubrir los gastos que tendrá que afrontar el gobierno el año que viene, que a esta altura del año va a estar debiendo unos 30.000 millones de pesos.

- Usted fue uno de los legisladores que acudió a la Suprema Corte en reclamo de que la Nación resignara los aportes jubilatorios que le retiene a la provincia. La Suprema Corte no le ha dado a ese planteo legitimidad como denunciantes, ¿con ese dinero se cubría el déficit que hoy padece la provincia?
El tema es así. Antes, cada provincia se hacía cargo de sus jubilados y pensionados. Después, con Menem, surgieron las AFJP, firmándose un acuerdo con todas las provincias y la Nación, mediante el cual todos iban a renunciar al 15% de la coparticipación que les correspondía, en favor de generar un fondo de asistencia para los jubilados y pensionados que no entraran en ese sistema. Lo que yo planteé en mi proyecto fue que, siendo que los fondos que manejaban las AFJP pasaron a ser administrados por la ANSES, el 15% que se les retenía a las provincias le debían ser devueltos como coparticipación. La respuesta fue que nuestro gobernador no denunció esa situación. Esto sí lo hizo el gobernador de Córdoba, acudiendo a la Corte Suprema reclamando que se restituya ese 15% de coparticipación. Pero lo que nosotros logramos con nuestra presentación, fue al menos instalar el hecho, ya que le compete únicamente al gobernador Scioli plantearlo en el máximo ámbito de la justicia, de este derecho de nuestra provincia. Estamos dejando en evidencia que es la política centralista y casi monárquica de este gobierno, la que margina a la nuestra provincia de esos recursos. Y Scioli acompaña esa política y no defiende los intereses de los bonaerenses, porque esos recursos son entre diez mil y quince mil millones de pesos por año. Y esto ocurre al mismo tiempo que el Gobernador nos solicita tomar créditos para solventar gastos corrientes, no para obras a financiar a largo plazo.

¿Es decir que si el gobernador Scioli hiciera lo mismo que De La Sota y se plantase a reclamar ante le Corte este reintegro coparticipable, la provincia se ahorraría muchas penurias y conflictos sociales y gremiales?
Si, sería también que la provincia recupere la dignidad que ha venido dejando en el camino. Pero esto pasa sólo porque hay una dirigencia como esta que tenemos, que ha modificado los objetivos estratégicos de la política. Hoy la Presidente habla sólo para escucharse aplaudida, y muchos aplaudidores van sin siquiera saber lo que van a aplaudir. ¿Y mientras tanto quiénes defienden a nuestra provincia, acaso nuestros diputados y mucho menos nuestros senadores nacionales? Todo esto ha hecho que la provincia de Buenos Aires, que históricamente ha sido la locomotora de arrastre del crecimiento económico del país, sea hoy el furgón de cola de la Nación. 

- ¿Se puede emerger más pronto que tarde de esta crisis?
Recuperar los valores que hicieron sólidos nuestros partidos políticos y respetables las instituciones, llevará algún tiempo sin duda. Esta desnaturalización de las funciones que no se cumplen, por parte de los funcionarios a quienes les ha sido encomendada la gestión pública, nos ha hecho retroceder bastante en el tiempo. Pero habrá que saber retomar un camino que nos aleje de este modelo unitario, monárquico y centralista, que hasta ha roto la institucionalidad en el país.