Cruce de Los Andes ~ Tati Meckievi

18 de febrero de 2013

Cruce de Los Andes

Comparto con ustedes una entrevista que me hicieron en el Diario Compromiso de Dolores sobre el viaje que estaremos emprendiendo mañana junto a un grupo de dolorenses para recorrer el camino que San Martín hizo para llegar a Chile durante la guerra de independencia.


Meckievi y su “Cruce de Los Andes”


Tras tomar conocimiento que Alfredo Meckievi iniciaría junto a otros dolorenses una excursión de “Cruce de Los Andes”, por el camino que recorriera el General don José de San Martín al iniciar su campaña libertadora, llegamos hasta su casa queriendo conocer qué motivaciones lo llevaban a emprender esta marcha.

Meckievi nos decía que “ toda la vida quise conocer mi país. Siempre tuve esa vocación de edad muy temprana, desde cuando íbamos al secundario salíamos de mochileros a conocer las Cataratas, Rosario, San Juan, hacíamos campamentismo, éramos un grupo que nos encantaba viajar. Siempre pensé en conocer mi país, recorrerlo, en casos pude hacerlo, como la Antártida, las Islas Malvinas, pero la Cordillera era parte de un misterio que uno desea conocer más. Si bien es atrapante la historia de San Martín, la geografía es lo que también moviliza y que despierta muchas sensaciones. Yo sabía que existían grupos que todos los años hacían la “Travesía de Los Andes”, en esta modalidad de aventura. Había intentado vincularme con grupos para realizar ese cruce, pero sin concretarlo, pero ahora se dio la oportunidad al organizarse un grupo desde Dolores. Es el Padre Edgardo, que es sanjuanino y que está a cargo de la Iglesia Nuestra Señora de los Dolores, quien se movilizó seguramente recibiendo algunas inquietudes, conformaron un grupo de dolorenses, y alguno, a sabiendas de mi inquietud de hace muchos años, hizo que me invitaran, y si Dios lo quiere estaremos yendo esta próxima semana.

- ¿Cómo es la travesía, dónde comienza, cuánto dura, y dónde culmina?
Salimos de San Juan. Todos hablamos de San Martín desde el Plumerillo (Mendoza), que fue la base donde él organizó el Ejército de Los Andes, pero hay que recordar que el cruce de la cordillera se realizó por cinco lugares, y que el grupo con el cual realmente cruza San Martín lo hace por San Juan. Esa es la travesía que vamos a realizar saliendo desde Barreal en esa provincia, haciendo el famoso Paso de Los Patos. La travesía dura ocho días, y el Padre Edgardo ya tomó contacto con guías sanjuaninos, que son quienes generan la conducción del grupo, con mulas para cargar todos los elementos que llevamos y caballos para transportarnos a nosotros. El tercer día llegaremos al Paso El Espinacido, a 4500 metros de altura.

- ¿Para llegar a esa altura se necesita preparación física especial?
En realidad todos hemos tratado de estar en condiciones físicas acordes a lo que significa este esfuerzo, estamos mentalmente preparados, pero somos personas comunes, y sé que estos grupos se integran precisamente con personas comunes. A mí me sobra voluntad y lo físico lo voy a medir durante la travesía, por lo que soy medio cauto y eso sería más interesante poder hablarlo a la vuelta, ya con la experiencia de saber si lo pudimos hacer, creo que sí, que lo vamos a concretar.

- El cruce significa dormir en la montaña, ¿hay que estar preparado para ello?
Si, todo el tiempo es travesía y por eso llevamos bolsas de dormir. Se nos ha dicho que durante el día hace mucho calor, extremo calor, y que por las noches no es de extrañar que la temperatura descienda hasta unos 10° bajo cero, según los vientos, hay muchas variables pero en principio es alta temperatura durante el día y bajas durante la noche. Hay un período de mejor clima, que es el que aprovechó San Martín, y que dura hasta fin de febrero.

- ¿Llegan hasta Chile, hasta algún punto en especial del vecino país?
Llegamos hasta el hito que está en la divisoria entre de los dos países en la cordillera, donde hay un monumento a San Martín y O’Higgins. El último campamento se hace antes de ese lugar, y el día que se llega se regresa luego al mismo campamento.

- ¿Esta excursión es un desafío personal, o significa un homenaje al prócer que admira?
Cada uno del grupo seguramente lo sentirá con una particularidad, pero me parece que todos nacimos y crecimos en la admiración de lo que fue San Martín, su significado histórico, y creo que no hay argentino que no se haya asombrado de que para concretar su misión haya tenido que atravesar Los Andes. Esa es una imagen que está fuertemente arraigada como un valor adicional a otros que lucharon, y creó que caminar los pasos, los senderos, los lugares que él transitó, despierta por lo menos en mí una motivación, un incentivo muy particular. Quiero aclarar que estuve en Yapeyú seguramente diez veces, en San Lorenzo, donde se realizó el combate, otras tantas. Me apasiona conocer de su vida y de alguna manera uno quiere entrar en el pensamiento y estar en los lugares tan emblemáticos, como es poder recorrer uno de los caminos que él hizo en su campaña libertadora. Me imagino y estoy ansioso por respirar esos lugares que en nada han cambiado, la cordillera no ha cambiado.

- ¿Vivir la cordillera permitirá dimensionar más profundamente la gesta?
Sobre todo cuando uno va profundizando ese cruce y se da cuenta que lo hizo sólo, porque Buenos Aires no lo apoyaba, el resto del país ignoraba la campaña a iniciar, había poca gente que sabía de qué se trataba. A mí que me gustan los temas de las banderas, he estudiado que él en la noche de Navidad, comiendo en Mendoza en casa de unos vecinos, cuenta que va a emprender en pocos días la marcha y que no tenía bandera. Hay que imaginarse ese lugar, ese momento, un general de un ejército no tenía un trapo que identificara al mismo, y es ahí donde nace lo de las “damas mendocinas”, que no conseguían la tela celeste, no había tienda, y que consiguieron un pedazo de casualidad. Armaron la bandera desarmando las lentejuelas de los abanicos, que sí tenían las mujeres. El les dice que había estado con Belgrano y había visto la bandera que éste había creado, porque había recibido el Ejército del Norte del General Belgrano. La Bandera de los Andes es una referencia muy importante para saber que la Bandera Argentina fue de dos franjas, la superior blanca y de inferior azul celeste. San Martín le dice a las damas cuando le preguntan qué hacer, que la Bandera de Belgrano era azul celeste y blanca, y que le pusieran el sello de la Asamblea del Año XIII encima. No hay testimonio de la bandera creada por Belgrano, por eso éste es un dato clave sumado a otros.

- El liderazgo que San Martín tenía en sus hombres, en la gente, ¿iba más allá del soldado, lo lograba la persona?
Seguramente, como también la grandeza de no enamorarse del poder. El podría haber venido con su ejército y ser gobierno, en vez de marchar hacia Los Andes marchar hacia Buenos Aires. Por qué no pensarlo, dio el primer golpe militar que hubo en el país, un tema no muy estudiado, que concretó cuando el Triunvirato desvía las razones de su creación y San Martín cuando aún estaba por iniciar la campaña, puso su ejército en la Plaza Victoria, hoy Plaza de Mayo. Tenía un manejo de lo político con total conciencia, no era un soldado con la espada, era un pensamiento que usaba una espada. Pudo haber ejercido el poder, la administración, estará a cargo del estado, y sólo lo hizo parcialmente y en determinados momentos, por determinados objetivos. Jamás estuvo tentado por ejercer ese poder, y esto es muy difícil de ver nuestra historia. El podía serlo, y no lo hizo en la Argentina, no lo hizo en Chile, tampoco en Perú. Irse (a Francia), ver al querer volver al país que la situación no ameritaba los valores que él tenía, lo hizo regresar a Europa y quedarse casi en el ostracismo. En San Martín, me parece, el aspecto militar es sólo un pedazo de la historia de un hombre creíble como fue.

- La enseñanza habla del San Martín militar, ¿quedamos sin conocer al hombre?
La travesía que tratamos de revivir es imponente, pero lo fue más esa cabeza capaz de organizarla, de consumar los objetivos. Esa humildad, hace un San Martín que merece en esas facetas ser más profundizado.

- ¿El cruce de Los Andes habrá sido una decisión más audaz que pensada?
Yo creo que estas cosas suelen suceder con los hombres que conocen bien lo que hacen. El cruce de Los Andes se hizo desde épocas prehistóricas, lo hacían los aborígenes. Este paso que ahora vamos nosotros a transitar, era usado como otros pasos, por los pueblos para ir de un lado a otro de la cordillera. Y San Martín se valió mucho de ese conocimiento, de esa percepción del pueblo, que también utilizó para que el enemigo desconociera su estrategia. El hacía correr el rumor de que iba a hacer una cosa y hacía otra, utilizó el trascendido, el comentario que va de boca en boca, como estrategia. Lo que es increíble es la hazaña de pasar esa cantidad de hombres al otro lado de la cordillera, con ciento de animales, pertrechos, soldados, concretando la estrategia que pensó y logró para dar la libertad a tres países.

- Pensar que en San Lorenzo pudo quedar trunca la libertad de medio casi continente
Si,en su primer combate San Martín estuvo a punto de morir, la historia de América hubiera sido otra si no hubiera existido un Cabral y un Baigorria. El año pasado me di el gusto de ir al pueblo donde nació Cabral, de quien decimos el sargento Cabral, y que en realidad no era sargento, era un mulato, un soldado raso a quien ascendieron y lo hicieron sargento después de muerto. Era un esclavo, a quien su patrón correntino le dijo que fuera y se incorporara al ejército. El pueblo de Cabral se llama Saladas, está metido en el centro norte correntino, allí nació ese hombre que dio su vida para salvar a San Martín, atando su caballo al del general para poder sacárselo de encima. Pudo ser otra la historia. San Martín, militar con experiencia, en el primer combate en el país casi pierde la vida. El combate de San Lorenzo fue muy particular, duró sólo 15 minutos, fue una carga de caballería que definió el combate. Una batalla tan trascendente como lo fue para el destino de América, duró sólo 15 minutos y en ese tiempo casi pierde la vida el Libertador. Sin duda que necesitó de la suerte para lograr el éxito en su campaña, basta recordar que en Chile fue derrotado en la primer batalla, pero se rehizo y triunfó en Maipú y Chacabuco por su formación en valores y en coraje, porque no era un hombre que sólo dirigía sino que también combatía. Son virtudes difíciles de lograr, por eso representa para todos los argentinos ese prócer distinto.

- ¿Algunas de las noches que pase usted en la cordillera, servirán para reafirmar ese pensamiento sanmartiniano?
Tengo una tremenda admiración por muchos hombres en particular, pero en el caso de San Martín tiene mucho que ver con la formación que uno tuve de chico. Por lo menos para mí en aquel entonces el prócer era San Martín, fui a la Escuela nº 10 General San Martín, siempre tuve admiración por él, la cordillera de Los Andes y su cruce me pareció siempre algo increíble, y hoy día decir quiero sacarme este gusto de recorrer esos caminos por lo significativo que es para mí. Pude ir a Malvinas, a la Antártida, y entendí que debía emprender este desafío personal. Ojalá a la vuelta pueda decir simplemente ¡lo hice!.

Delegación dolorense que hará la Travesía: Padre Edgardo Herrera, Alfredo Meckievi, Sebastián Galdos, Sofía Galdos, Micaela Galdos, Agustín Villasol, Agustín Molina, Susana Bofelli, Mirian Eliherichebithy, Lucas Molina, Nicolás Tamango, Julio Iparraguirre, y Darío Canetto.