Escudo de la Nación Argentina ~ Tati Meckievi

21 de marzo de 2013

Escudo de la Nación Argentina

 

No existe documentación acerca de la elaboración ni aprobación del Escudo de la Nación Argentina. Si sabemos que tiene como antecedente el sello que utilizó la Asamblea de 1813. Pero las actas de la “Soberana Asamblea General Constituyente de 1813-1815” que pudieran guardar información fueron extraviadas después de la batalla de Caseros ya que se encontraban en la biblioteca de Juan Manuel de Rosas y en 1852 el ministro de Gobierno Valentín Alsina se las remitió al Ministro de Instrucción Pública, Vicente Fidel Lopez, y de allí en adelante nada más se supo, al igual que las “Actas del Congreso de Tucumán de 1816-1820”.
La Asamblea de 1813, comenzó sus sesiones el 31 de enero de ese año y el sello antecedente del Escudo apareció por primera vez el 22 de febrero en un documento que otorgaba carta de ciudadanía a Don Francisco de Paula Saubidet. Podemos deducir que dado el breve lapso de tiempo transcurrido entre el inicio de sesiones y la utilización del sello, seguramente fue mandado hacer por el organismo que convocó a la Asamblea, y en ese caso sería el Segundo Triunvirato.
También sabemos que Rivadavia, miembro del Triunvirato había encargado dos diseños a Antonio Isidro de Castro, peruano, quien desde chile los habría remitido en agosto de 1812 y por lo tanto es muy probable que se corresponda a alguno de esos diseños y consecuentemente De Castro pueda ser el autor. Y sabemos que el sello fue elaborado materialmente por el grabador cuzqueño, Juan de Dios Rivera, que estaba radicado en Buenos Aires y que se dedicaba a esa tarea. Esta información surge de documentación del Archivo general de la Nación de la cual surge un reclamo de pago que el mismo efectúa por la elaboración de dos sellos, uno para la Asamblea y otro para el Poder Ejecutivo ejercido por el Segundo Triunvirato.
Este instrumento nació para reemplazar el Escudo de Armas del Rey, que se utilizaba para oficializar las documentaciones. Ahora bien, el 3 de marzo de 1813 por iniciativa del Diputado Pedro de Agrelo, la Asamblea mandó acuñar moneda al Potosí, donde debía en una de las caras “...grabarse el sello de la Asamblea pero sin el Sol (en las de plata) y en las de oro igualmente el escudo sin el sol (que si estaría gravado en ambas en el reverso de las monedas con sus 32 rayos flamígeros y rectos alternados) y agregado debajo de los dos brazos del dibujo del sello, trofeos militares consistentes en dos cañones cruzados banderas y un tambor”.
El 12 de marzo se hizo obligatorio el uso para el Poder ejecutivo (fecha que luego se tomó como Día del Escudo Nacional).
El 27 de marzo del mismo año se decretó que ”...debía sustituirse el escudo de Armas del Rey de los lugares públicos... por “LAS ARMAS DE LA ASAMBLEA” y sólo permanecerán en las banderas y estandartes que la tengan...”. Así comenzó a reemplazarse del frente de los edificios públicos el escudo del rey por el sello de la Asamblea, adquiriendo el carácter de escudo sin norma que lo dispusiese.
Progresivamente lo fueron tomando las Provincias e instituciones que lo fueron modificando, agregándole banderas, trofeos, alterando los rayos del sol etc. nació así la necesidad de dictar el decreto 10.302 en Acuerdo General de Ministros el 24 de abril de 1944 donde dispone que debe tomarse el diseño original de 1813 y agregan la imagen que corresponde a los efectos de unificar su diseño.


Información heráldica del Escudo Nacional

El dibujo se corresponde a un emblema que usaban los miembros de un club revolucionario francés, como salvoconducto para acceder a la asamblea Legislativa entre los años 1790/93. Sólo difiere de nuestro escudo en las características del sol y de que el celeste del campo superior es una imagen del mar con olas y la cinta que ata los laureles en la parte inferior es de color roja. Su semejanza es de tal magnitud que, a no dudarlo, se tuvo en cuenta a la hora de diagramarlo.
En nuestro escudo se estrechan dos manos derechas representando la unión de los pueblos de las Provincias Unidas del Río de la Plata.
El gorro de Gules, es símbolo de la libertad. El gorro, mal llamado Frigio, es un gorro “Pileo”.
Frigio alude a una región del noroeste de Asia menor llamada Frigia donde se usaba un gorro que cubría toda la nuca y tenía orejeras que se ataban por debajo del mentón (como el que aquí conocemos como gorro coya). En cambio el gorro “pileo” era el usado por los romanos “hombres libres” y los esclavos libertos, haciendo saber su condición de libres. Es de base cónica y punta redondeada.
En el diseño se le suma una “borla” en el extremo posible influencia del llamado “gorro de manga” usado por la gente de campo. Siempre se lo denominó “gorro de la libertad” hasta que Sarmiento lo denomina frigio en un acto en homenaje al General Belgrano con motivo de la inauguración de un monumento.
Consta de una pica (lanza corta) que simboliza el propósito de defenderla con las armas.
El sol naciente anuncia la aparición de la Nueva Nación (el sol, el mismo de la bandera, es el de los pueblos originarios con 21 rayos alternados, 10 flamigeros y 11 rectos).
Los laureles representan la victoria (no tienen frutos rojos como corresponde a la heráldica), el triunfo de Suipacha y Tucumán. Y la cinta que ata por debajo las dos ramas de laureles con un moño azul y blanco, aluden la nacionalidad argentina.


Escudo de la Provincia de Buenos Aires

Hasta 1813 la ciudad de Buenos Aires usaba como escudo el español. A partir de esa fecha y en virtud de la disposición ya comentada comienza a usar el sello de la Asamblea. Igualmente la Provincia de Buenos Aires desde su creación en 1820.
El 19 de octubre de 1935 para definir el Escudo Provincial y buscando diferenciarlo del Nacional, se dicta la ley 4351 la que establece como distinción del Nacional que el Provincial tendrá la elipse de color Dorado. Aquí la ley dice que el “gorro será Frigio”. Ya los dichos sarmientinos habían ganado la batalla y como verán son distintos los gorros de ambos Escudos.
Los brazos desnudos están tomados más cerca de las manos. El sol es “semipleno” aparece con la boca incluida a diferencia del nacional y además cuenta con 120 rayos, 40 lineales largos y 80 cortos todos rectos.
A los lados de la elipse tiene por derecha, una rama de olivos que significa triunfo en la paz, sabiduría, buen nombre y una de laurel a la siniestra, sin tocarse en la parte superior y con frutos de color natural. También la cinta moño celeste y blanco que ata ambas ramas en la parte inferior se distingue por tener flecos de oro.