Siria ~ Tati Meckievi

30 de agosto de 2013

Siria

Presenté esta semana un Proyecto de Declaración cuyo objetivo es que nuestra Provincia se adhiera a la decisión del Gobierno Nacional de mantener una postura de negativa ante la decisión tomada por Estados Unidos y países aliados, de llevar adelante acciones militares en Siria. Las experiencias de Afganistán y más recientemente en Irak, no hacen más que ratificar lo que aquí se sostiene. La humanidad espera aún un reconocimiento por parte de EEUU sobre las armas químicas y nucleares que en Irak no encontraron pero que sí utilizaron como excusa para su invasión.
Como se sabe, Argentina preside en este período el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Este organismo tan particular, tiene frente a la gran mayoría de países, un carácter vinculante en sus decisiones frente a acciones de ellos. Sin embargo, son las pocas Naciones con derecho a veto las que se encargan de ejercer el mismo con lo cual se convierte así en juez y parte. Exigen para sí el acompañamiento de todos los países pero hacen caso omiso a las decisiones del Consejo cuando éstas no son de su agrado o interés.
Argentina ha sostenido en estos días que aún no se han cumplido todos los procesos necesarios previos para que el Consejo de Seguridad apruebe la decisión de EEUU y sus aliados. Todo lo contrario. Deben agotarse previamente todas las acciones posibles a fin de arribar a soluciones pacíficas y duraderas. Como recientemente lo ha manifestado Su Santidad, el Papa Francisco, ninguna paz será verdadera ni duradera si no se construye sobre la base del diálogo, la verdad y la justicia, valores que parecen no haber sido tenidos en cuenta en esta circunstancia.
Es necesario insistir aquí en el total rechazo por parte de la República Argentina, a la matanza indiscriminada de ciudadanos civiles, inocentes, en el conflicto que embarga a Siria por. Eso debe quedar claro. Pero también es necesario reafirmar el concepto de la solución pacífica de los conflictos. Tal como dice parte del comunicado emitido por la Cancillería, "No se puede seguir proveyendo de armas a las zonas en conflicto y luego sentarse en este recinto para lamentarse que hay muertos. No se puede lamentar que haya muertos y decir que la solución ante la muerte es aumentar el número de muertos".